El lago Assal. El salar de Yibuti

Lago Assal. El salar de Yibuti. Octubre 2023

Poca gente apunta a Yibuti o Djibouti como destino para visitar. Un pequeño país del cuerno de África, ridículamente caro y con dificultad para moverse en transporte público más allá de la capital. No obstante, si has llegado hasta aquí quizás te pique la curiosidad y pueda apetecerte visitar el Lago Assal o Lac Assal como se le conoce allí.

Hay tres atractivos naturales que pueden atraer al viajero en Yibuti: el lago Abbe, el mar Rojo para hacer submarinismo y el lago Assal. De los dos primeros no os voy a hablar, pero sí de este último.

Dónde está el Lago Assal

Este lago se encuentra a 120 km de la capital de Yibuti en la región de Tadjoura. Está localizado en una zona muy seca y caliente, y rodeado de numerosas fuentes termales de diferente salinidad.  A 155 m por debajo del nivel del mar, es considerado el punto de menor altitud del continente africano.  

Cómo llegar al Lago Assal

El transporte público es muy limitado y deficiente. No fui capaz de saber cómo llegar por mi cuenta. Acabé contratando un tour que me costó 200€ con conductor y guía en 4×4. Desde el hotel Djib Guesthouse, donde me hospedé y me recomendaron el guía, tardó unas 2:30 horas en llegar al lago haciendo unas paradas intermedias de cierto interés turístico que luego os detallaré.

El Lago Assal, un lugar inhóspito.

Lago Assal en Yibuti

Desde la lejanía, se vislumbraba el Lago Assal como un enorme manto blanco que besaba las tímidas olas del lago. No fui con gafas apropiadas para evitar los dañinos reflejos del sol como las que se utilizan en las pistas de nieve. Me imaginaba que iba a ver algo similar al conocido salar de Uyuni boliviano, pero en este caso, el salino lago le daba cierta distinción. No había nadie más allí a parte de nosotros. No creí que pudiera alguien vivir  en un lugar sin vida marina, agua imbebible y tan seco.

Viejo embarcadero en el lago Assal en Yibuti

La belleza y el sosiego que desprendía me maravilló y, el silencio, apenas quedaba interrumpido por los crujidos de mis suelas al caminar sobre aquella superficie rugosa de cascotes de sal.

Vista del lago Assal, Yibuti

La carretera bordeaba aquel paraje y, unos tubos de PVC paralelos a la misma, canalizaban el agua a una lejana factoría china de extracción de litio que se veía desde la distancia . Mineral tan codiciado en la actualidad para fabricación de baterías eléctricas. Hicimos varias paradas alrededor del lago con lo que pude disfrutar desde distintos puntos de vista.

Y no solo el lago Assal

Tanto en el trayecto para llegar como al regreso disfruté de lugares curiosos que completó la visita con creces a pesar del alto precio del tour.

Playa del lago de Goubet de camino al lago de Assal en Yibuti.

El Shark Pit, un curioso entrante de mar que conecta con el Lac du Gourbet. No muy lejos había una playa de arena volcánica. Parecía por momentos que andaba por Timanfaya. Un hermoso paraje justo enfrente de la isla de Diablo. Me di un buen paseo por la zona que disfruté mucho. En este mismo lago hizo varias exploraciones Jaques Cousteau del que obtuvo importantes hallazgos de especies marinas únicas del planeta.

El Shark Pit que conecta con el Lac du Gpubet de camino al Lago Assal en Yibuti.

Hay un mirador en la carretera desde se contempla una impresionante vista del Belvedere sul Canyon. Os llamará la atención una placa sobre el borde que indica donde está enterrado el marino francés Bernard Borrel, muerto en extrañas circunstancias en Yibuti y donde su esposa escogió este lugar para su eterno reposo.

No muy lejos de allí se encuentra la grieta que separa la placa tectónica entre Asia y África. Al menos es lo que aseguran los geólogos y que afirman que cada año se separa un centímetro. Desde mi ignorancia en el tema tengo mis dudas, pero toda la zona ha recibido numerosos azotes volcánicos, el último en 1978, y alguna relación ha de haber.

Cerca del lago Assal dicen que se encuentra el choque de placas tectónicas entre Asia y África

Otra curiosidad que me llamó la atención en la cantidad de aerogeneradores que copan el paisaje y que se acrecientan poco antes de llegar al Lac assal. Según me comentaron, el gobierno ha instalados cientos de estos enormes aerogeneradores justo en medio de estos poblados y no ha tenido la decencia de sacar una línea eléctrica que surta de esta energía a sus habitantes.

Aerogeneradores cerca del Lago Assal. Yibuti

Y para terminar, una parada en el restaurante Fatouma Moussa donde hay me invitaron a un té y tuve la oportunidad de hablar con los locales. Hasta me ofrecieron mascar la yerba alucinógena Khat mientras el conductor llenaba el depósito con gasolina de unos bidones clandestinos.

Cuevas formas por los restos de lava volcánica cerca del lago Assal en Yibuti.

En definitiva una excursión de las obligatorias si visitas este extraño y perdido país del cuerno de África. Os doy el teléfono y Whatsapp de Moussa (+253 77278015) que me hizo el tour y me facilitó las cosas para obtener el visado para Somalilandia por su amistad con el cónsul. Además de conseguirme el Jeep compartido para ir a este país al día siguiente.

Si te gusto este post, quizás te guste este otro de Casamance en Senegal.

By Carlos Martinez
Prohibida la copia total o parcial de textos y/o fotografías sin consentimiento del autor, en cuyo caso vendrá citada la fuente.

2 Comments

  1. Enhorabuena, Carlos, por este viaje, no se si codiciado, pero, al menos, raro. Yo, como tú, no tengo intenciones en sumar y sumar países, por lo que creo no será un lugar que yo visite. O sea, gracias por contarnos la experiencia, y enseñarnos algo de este Djibouti «de mis entretelas».
    Un abrazo,

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*